4 de octubre de 2019

#026 idea de la semana: ¿startups que hacen saltar la banca?

¿Qué ocurre cuando la innovación tecnológica irrumpe en las finanzas? Pues que pueden brotar ideas disruptivas, que rompen esquemas y revolucionan un sector o varios. Y eso está ocurriendo, cada vez con más fuerza, gracias a Fintech. Un concepto de negocio que redefine a aquellos servicios financieros que usan la tecnología para facilitar la vida al cliente y mejorar la experiencia de usuario. Una forma diferente de gestionar el dinero y que tiene su base en las startup. Empresas como Mooverang o Zank, que intermedian en todos los ámbitos del sector financiero.

La tendencia indica que este sector crece de forma exponencial, poniendo en riesgo la manera que tenemos de entender las finanzas tradicionales. Y esto tendría una víctima directa: los bancos. Las empresas Fintech comenzaron a brotar tras la caída el banco de inversiones Lehman Brothers, que dejó muy tocada la imagen de la banca tradicional. Los inversores buscaron alternativas y, observando su fiabilidad, confiaron cada vez más en estas empresas. Adviriendo la evolución de las startup Fintech, la banca ya empieza a moverse y a tratar de encontrar alternativas que le permitan introducirse en esta nueva manera de hacer finanzas.

Un ejemplo lo encontramos en el Banc Sabadell, mediante su propuesta de Innocells, su nueva rama de inversión digital. Un sistema que ayuda a construir nuevas startup o invierte en ellas (un servicio crowlending), con tal de hacerse un hueco en este nuevo sistema mediante una nueva estrategia digital. Sin embargo, esta sólo es una idea que demuestra un hecho: la banca necesita renovarse, adaptarse a las nuevas tendencias para no morir y acercarse a clientes cada vez más tecnológicos.

Las TIC ya cambiaron sectores como la música y el periodismo, y ahora es turno para las finanzas. Mayor control del dinero y de las inversiones desde un smartphone, otorgando agilidad, seguridad y sencillez a los movimientos financieros, son sus principales bazas. Las empresas Fintech han entrado con fuerza y reclaman una buena porción del “pastel” que se repartía la banca. Mientras, ésta trata de sobreponerse al golpe y adaptarse a la nueva tendencia, antes de que sea demasiado tarde. Nuevos proyectos, nuevos estilos de banca (cooperativa, como Caixa d’Enginyers) para afrontar un futuro sin oficinas físicas y más digital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en LinkedIn