2 de enero de 2020

#039 idea de la semana: el internet de las cosas (IoT) y sus 50.000 millones de objetos conectados

En 2020, la inversión global en el desarrollo del llamado internet de las cosas será de un billón de euros, aproximadamente el 1,5% del PIB mundial. En dos años, esta partida superará el gasto militar. Sin lugar a dudas, el año que comienza generará enormes oportunidades para los sectores del diseño, el desarrollo y el emprendimiento. Evidentemente, el marketing siempre está presente en todas partes. Y es que, según los expertos, cerraremos el 2020 con cerca de 50.000 millones de objetos conectados, desde asistentes de voz hasta semáforos, desde relojes hasta dispensadores de medicamentos, desde estantes hasta detectores ópticos de enfermedades. Esta nueva carrera ya ha comenzado.

Lo primero que nos viene a la mente es el hogar. Los asistentes de voz como Google Home o Alexa (Amazon), entre otros, han contribuido decisivamente a conectar algunos de los aparatos que nos hacen la vida más confortable. Los primeros han sido los radiadores y los termostatos, porque su consumo se lleva más del 50% de la factura energética cuando hace frío. Muchas empresas han diseñado sus dispositivos inteligentes, pero el más hábil está siendo Xiaomi. La multinacional china, con una agresiva estrategia de penetración de mercado, destaca el desarrollo de kits integrales formados por diferentes tipos de sensores y detectores (de temperatura, de humedad y de presencia).

En el caso de la iluminación, el líder es Phillips, que ha aprovechado su experiencia como fabricante de bombillas para ir un paso más allá. En 2020 llegan frigoríficos que hacen inventario y envían la lista de la compra, lavadoras que diagnostican si la ropa interior empieza a estar gastada basándose en algoritmos compartidos en la nube y sillas que nos corrigen la postura en función de nuestra complexión y estilo de vida. Roomba será más eficiente que nunca: ya ha anunciado que podremos cargar el plano de casa en su nube. Encontraríamos cientos de ejemplos de dispositivos que pueden hacer la vida más cómoda, pero hay un nivel superior: Blynk, por ejemplo, es una plataforma para desarrolladores de software orientado a IoT. Empresas, emprendedoras y emprendedores del sector encuentran en una herramienta como esta un nuevo terreno de juego para explorar y, obviamente, para hacer negocio.

Pero, en el internet de las cosas, todo está aún por hacer. Empresas como Travelmate (la maleta-robot) abren un camino con un recorrido infinito: la robótica colaborativa que ya empezábamos a ver en la industria y la logística, pero aplicada al ámbito cotidiano con la simple conexión vía smartphone. Mientras tanto, Vodafone quiere conectarlo todo: desde la mascota hasta los vehículos de la empresa, con un dispositivo que no sólo controla las rutas y las paradas reglamentarias, sino también los accidentes (y avisa inmediatamente a los servicios de urgencias). Como Blynk, también en la logística han surgido software-as-a-service (SaaS) como Datalong, pensado para mercancías que deben mantener condiciones ambientales determinadas (como la cadena de frío).

A la espera de los vehículos autónomos

Lógicamente, estamos esperando ansiosamente los vehículos autónomos e interconectados. Tendremos que esperar unos años, tal vez un lustro o, como mucho, una década. Ahora bien, comienza a llegar. La carretera es muy compleja, pero ya causan sensación los tractores eléctricos autónomos, por ejemplo, de John Dere. Paradójicamente, el sector más avanzado en este aspecto es la agricultura, porque en el campo hay menos riesgo de colisión. También es pionero en materia de drones, dotados con sensores para monitorizar temperaturas, humedades y maduración. Asimismo, los drones ya sustituyen avionetas fumigadores.

No podríamos terminar los ejemplos en un centenar de artículos. Si desea profundizar en algún ámbito, no dude en contactar con E2S. Sea como sea, la eclosión del internet de las cosas prevista para los próximos años, y ya con fuerza a muy corto plazo, proporciona oportunidades inagotables en la totalidad de los sectores económicos, con un énfasis muy especial entre aquellos y aquellas capaces de innovar aprovechando el poder de la nube y la fuerza escalable del mundo global. O te conectas o te conectan.

¿Te gustan nuestros artículos? ¡Síguenos en Linkedin para estar siempre al día de lo que publicamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en LinkedIn