22 de mayo de 2020

#059 idea de la semana: ¿la nueva televisión?

No hay sector que no se haya visto trastocado por culpa de la crisis del coronavirus. Uno de los casos más llamativos ha sido el de la televisión, que ya comenzaba a sufrir cambios, y cómo ha tenido que reinventarse y continuar adelante con esta pandemia. Producciones desde casa, en platós sin público y con conexiones repetidas por vídeollamada han sido algunas de las soluciones para un medio que ha tenido que volver a sus orígenes: informar, educar y entretener. 

La televisión se puede considerar un caso contradictorio. Muchas producciones se han debido de cancelar o posponer, mientras que otras han tenido que reinventarse mediante maneras como las comentadas anteriormente. Además, la creación de cada vez más plataformas de contenidos de calidad como Netflix, HBO o Disney+ parecen dar un golpe importante a su modelo de negocio. Sin embargo, los datos indican lo contrario en cuanto a popularidad y número de espectadores. Y la pregunta es, ¿por qué?

El espectador es soberano

La televisión ha registrado récords históricos de consumo y no ha parado de crecer, pese a no contar con deportes en su parrilla. Era de suponer que, con más tiempo confinados en casa, la televisión sería una herramienta importante. Sin embargo, su crecimiento sobresale si tenemos en cuenta que compite contra los millones de contenidos que se pueden encontrar en la red y otras plataformas. Y una de las razones principales es porque el espectador no sólo ha entendido la situación, sino que ha dado el visto bueno a la reinvención de los programas.

El público entiende que cada producción tiene sus circunstancias y que un programa sin pretensiones estéticas, cuyo objetivo es diferente, puede tener una imagen diferente. Un ejemplo que ya empezaba a dar este salto es el exitoso programa de La Resistencia, donde desde un primer momento se desmarcó de la típica orfebrería de la televisión, en la cual imagen y realización deben ser perfectas. Durante esta pandemia, ha continuado en la misma línea, haciendo el programa sin público, con el menor equipo posible y unas pocas cámaras fijas y con gran éxito igualmente. Han sido muchos los programas que han optado por bajar la calidad de su emisión a nivel técnico, pero ofreciendo calidad en el contenido como Late Motiv, Lo de Évole o el Intermedio, entre muchos otros.

Pero no a todos les ha ido igual. Podemos encontrar, por ejemplo, un caso inverso: Sálvame. El famoso espacio de Mediaset trató de darle una visión diferente a su programa, más centrada en la información del coronavirus y con conexiones mediante streaming. Sin embargo, no tuvo buena acogida por ese cambio en el contenido y tuvo que reconfigurar el programa y volver a un formato similar al que solía tener.

 La ubicuidad y la inmediatez que permiten la transformación digital también transforman la televisión y su manera de hacer programas. La calidad que reproducen algunos dispositivos podría permitir, en un futuro, que se hagan programas con el móvil como principal herramienta, así como el trasvase de plataformas. Un ejemplo que puede servir es el de Got Talent, con actuaciones en Facebook e Instagram y los comentarios de los jueces o Qarenta, concurso familiar emitido a través de Mtmad. En estos ejemplos también queda patente que el espectador no sólo consume, sino que genera contenidos. 

La televisión generalista, todavía esencial

Parece evidente que, pese a la feroz competencia y la dificultad de generar productos, la televisión generalista continúa ofreciendo algo que los espectadores valoran, tiene la capacidad de llegar a todo el mundo y, además, aún conserva ese aire de ser un medio de fácil compartición con el resto de la familia. La televisión, con la comprensión de los espectadores de la situación, ha tenido suficiente capacidad para adaptarse a una situación compleja y continuar con una labor que fue catalogada de primera necesidad.

Por esta razón, la televisión continúa siendo un espacio donde innovar y tratar de probar nuevas aventuras empresariales. Es el caso de Fibracat TV, el próximo canal de televisión de Fibracat que verá la luz a partir del 1 de junio y que será una nueva forma de entender la televisión, adaptada a los nuevos tiempos que corren. Canal donde E2S ha tenido el placer de participar en su creación. 

Una vez comenzada la desescalada, es imposible no realizarse algunas preguntas con respecto al futuro de la televisión. ¿Qué papel tendrán los nuevos formatos? ¿Se darán por consolidados los streamings o las videollamadas? ¿Descenderá su consumo o será un punto de inflexión en la fidelización de la audiencia? Poco a poco iremos descubriendo las respuestas, pero todo parece indicar que una nueva forma de entender la programación y la televisión ha llegado para quedarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en LinkedIn